septiembre 28, 2010

A pesar de la veta

Hopper, New York Movie 1939

Hice una cita con Benedetti. ¿El lugar? Un cuadro de Hopper. Me hacía falta verle, tomarle la mano, dejar que me cuidara. Cuando habla parece que esconde entre sus frases historias jamás contadas. Pero lo que más me gusta es cuando ríe.

Hubo un momento en que solo escuchábamos nuestro pasos, acompañados únicamente del un deleitoso silencio. Entre la oscuridad de los pasillos no existía el miedo. Y mientras la rubia dormitaba, Benedetti me aconsejó no perder nunca la veta en mi ojo izquierdo, y el consejo de un poeta más vale tomarlo en cuenta.



2 comentarios:

capriyunliuz dijo...

interesante!...muuy ingenioso... no conosco a benedeti me iluminarias con algo de informacion! he oido hablar de el...y perdona mi ignorancia....hasta la proxima:-)

Manuel dijo...

Bonito texto. Bonito Benedetti.